Go to Top

Sucesiones y Donaciones: “la normativa española es discriminatoria para los residentes extracomunitarios”. Se abre la Vía para reclamar lo abonado indebidamente

Duro reproche del Tribunal Supremo al Estado Español en materia de Sucesiones y Donaciones: “la normativa española es discriminatoria para los residentes extracomunitarios”.

“Quedan prohibidas todas las restricciones a los movimientos de capitales entre Estados miembros y entre Estados miembros y terceros países”. Esta proscripción prevista en el artículo 63 del Tratado Fundacional de la Unión Europea (TFUE) y el artículo 40 del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (EEE) fue la base para que en el año 2014 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en su Sentencia de 3/9/2014, asunto C-127/12, condenase al Estado Español por la diferencia de trato entre los residentes en nuestro país y los residentes en el resto de la UE a la hora de hacer la liquidación del Impuesto Sucesiones y Donaciones por herencias o donaciones recibidas en España.

Pese a que existe una Ley de Sucesiones y Donaciones de rango estatal, las Comunidades Autónomas, -en el uso de sus competencias normativas-, pueden introducir bonificaciones y reducciones que minoran, en algunos casos muy considerablemente, el impuesto a satisfacer respecto a la normativa común. Estas rebajas en la cuota a pagar no resultaban aplicables en los casos en los que el beneficiario de la herencia era un no residente español, rigiéndose en estos casos la sucesión por la normativa común. Esta diferenciación es la que es considerada discriminatoria por el TJUE. Y no le falta razón.

Pongamos un ejemplo práctico: En el caso de una herencia en que los bienes radican en Madrid y donde eran herederos dos hermanos, el residente en España tendría una bonificación del 99 % sobre la cuota del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD), mientras que al hermano no residente se le aplica la cuota estatal, tributando plenamente en el Impuesto a un tipo que oscila entre el 7,65% y el 34 %. Es decir, el contribuyente no residente habría de pagar una cuota escandalosamente mayor.

Apenas semanas después de la citada Sentencia Europea, el Gobierno Español aprobó la Ley 26/2014, de 27 noviembre con la intención de adaptar nuestra normativa interna a las exigencias de la UE. Así, en enero de 2015 entró en vigor la nueva normativa del ISD permitiendo a los no residentes en España, -pero que sí residiesen en la UE-, tributar según lo dispuesto en la normativa de la Comunidad Autónoma con la que exista conexión, ya fuera el lugar de residencia del fallecido o del heredero, ya fuera el lugar donde radican los bienes.

Permitiéndose únicamente a los ciudadanos de la UE el aplicar estos beneficios fiscales, el Estado Español soslayó la última parte del referido artículo 63 del TFUE cuando se refiere, además de a los estados comunitarios, a “terceros países”. En otras palabras, se continuó penalizando las herencias y donaciones de los residentes extracomunitarios. Y todo ello a pesar de que desde el Tratado de Maastricht (1994) los efectos de la libre circulación de capitales se extienden a terceros países (no pertenecientes a la UE o al EEE) y de que ya existía Jurisprudencia Europea sobre la materia: Sentencias del Tribunal de Justicia de la UE de 17/9/2013, caso C-181/12 (un nacional suizo heredó unos bienes en Alemania y no pudo aplicar los beneficios fiscales a los que sí accedían los residentes en Alemania) y de 26/5/2016, asunto 244/15.

Pongamos aquí otro ejemplo práctico: Según cálculos de la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF), la consecuencia de esto se traduce en que si un padre fallece en Barcelona, por ejemplo, y le deja a cada hijo 500.000 €, uno radicado en Cataluña y otro en Argentina, el primero pagaría en impuestos 3.306 euros y, el segundo, 106.021 euros, habiendo heredado ambos lo mismo.

Afortunadamente, esta discriminación parece haber acabado con la reciente Sentencia del Tribunal Supremo Nº 242/2018 de 19 de febrero de 2018 donde nuestro Alto Tribunal entiende que las restricciones a los movimientos de capitales como las herencias y donaciones son discriminatorias en todo caso, -también entre Estados miembros y países terceros-, condenándose al Estado a devolver a una persona residente en Canadá la diferencia entre lo que pagó aplicando la normativa estatal y lo que tendría que haber pagado aplicando la normativa Autonómica, en este caso, la de Cataluña.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo se muestra especialmente contundente con la actuación del Estado Español señalando que no existe ninguna diferencia entre la situación objetiva de un residente y la de un no residente que pueda sustentar una diferencia de trato. El Tribunal reprocha a España su inactividad ante lo que considera una evidente situación discriminatoria que ya había sido puesta de manifiesto (véanse las ya mencionadas Sentencias del Tribunal de Justicia de la UE: asunto C-127/12 y asunto C-181/12).

Debe subrayarse que, en esta sentencia, se reconoce la Responsabilidad Patrimonial del Estado por incumplimiento del Derecho Comunitario, consignando que es una violación manifiesta y grave, lo que, adicionalmente a la posibilidad de solicitar devoluciones de ingresos indebidos por períodos no prescritos, abre la vía a solicitar devoluciones por períodos prescritos.

En Resumen y como Conclusión: Con esta nueva Sentencia del Tribunal Supremo se equipara el trato fiscal en las herencias y donaciones extracomunitarias allanándose el camino para que todos aquellos contribuyentes residentes en un “país tercero” (fuera de la UE) que hayan liquidado el Impuesto de Sucesiones y Donaciones según la cuota estatal, -sin poderse deducir cantidades en concepto de reducciones/bonificaciones autonómicas-, puedan practicar una nueva liquidación de este impuesto y reclamar ante la Agencia Tributaria la diferencia entre la cantidad que efectivamente han abonado aplicando la cuota estatal y la que tendrían que haber abonado de haberse podido acoger a los distintos beneficios fiscales autonómicos.

Si usted se encuentra en este supuesto no dude en contactar con nuestra Firma.

Mauro Jordán de la Peña
Abogado de Tuero Sánchez Abogados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *